Declaración conjunta de la comunidad de Wisconsin sobre el acto de terrorismo interno de Trump en el Capitolio de los Estados Unidos

PARA MÁS INFORMACIÓN: 

Jacquelyn Kovarik

414-436-9822

jacquelyn@vdlf.org 

(Milwaukee, WI) – Voces de la Frontera, la Alianza Cívica Musulmana de Wisconsin, WI Will Win, la Mesa Redonda Afroamericana de Wisconsin, la NAACP de Milwaukee, Nuestra Revolución de Wisconsin, la Asociación de Mujeres Hmong Americanas de Milwaukee (HAWA), Justice Wisconsin, Leaders Igniting Transformation (LIT), A Better Wisconsin Together, South Central Federation of Labor AFL-CIO, y Wisconsin Faith Voices for Justice publican la siguiente declaración en respuesta al acto de terrorismo interno de Trump en el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero de 2021:  

“Condenamos a Trump y a sus partidarios republicanos por instigar un acto de terrorismo interno por parte de nacionalistas blancos en el Capitolio de la nación en un esfuerzo por perturbar e intimidar a los representantes del Congreso de los Estados Unidos para que no afirmen la elección legítima del Presidente electo Joe Biden y de la Vicepresidenta electa Kamala Harris.

Pedimos la inmediata remoción de Trump de su cargo, ya sea a través de la renuncia, el juicio político o la 25ª enmienda. Trump debe irse. El inmenso poder que tiene debe ser removido dada su desesperación narcisista por mantener esa posición a cualquier costo y para protegerse de cargos criminales pendientes.

Condenamos y pedimos la renuncia del Senador Ron Johnson, el Congresista Scott Fitzgerald y el Congresista Tom Tiffany quienes, como parte del «Caucus de Sedición» apoyaron las mentiras y la provocación a la violencia de Trump para subvertir la voluntad del pueblo americano. Comparten la responsabilidad de las acciones violentas de los seguidores de la supremacía blanca que tomaron las armas y participaron en lo que fue un intento de golpe de estado por un aspirante a dictador. Comparten la responsabilidad por las muertes, heridas, traumas y vandalismo en el capitolio de EE.UU. y el asalto a la democracia de la nación y la voluntad del pueblo.   

En Wisconsin, fuimos testigos de la cruda doble moral racial de la policía en DC que ha estado al frente del movimiento Black Lives Matter.

La pasividad y aparente complicidad de la policía y otras fuerzas de seguridad frente a la turba blanca en el capitolio de EE.UU. contrasta fuertemente con la injusticia que hemos visto cuando se trata del uso excesivo de la fuerza policial contra los manifestantes antirracistas y las víctimas negras y latinxs de la brutalidad policial.

Hace unos días, funcionarios del condado de Kenosha anunciaron que Rusten Sheskey, el policía blanco que disparó siete veces a Jacob Blake por la espalda en agosto de 2020, no será acusado. Mientras tanto, una turba blanca armada no es vista como una amenaza en la capital de nuestra nación.  

Recientemente, los miembros de Voces de la Frontera que participaron en una protesta antirracista pacífica en Milwaukee se enfrentaron a gas lacrimógeno y fueron golpeados con porras y balas de goma. Los actos pacíficos de desobediencia civil por los derechos de los pobres y marginados en la capital de los EE.UU. son rápida y eficientemente arrestados. ¿Dónde está la justicia? 

Nos unimos al movimiento Black Lives Matter para exigir justicia para Jacob Blake y todas las demás víctimas de la brutalidad policial racista, y seguiremos organizándonos para promulgar cambios de política para que estos incidentes dejen de existir. 

Sin embargo, la espantosa escalada de los acontecimientos en DC también representa un cambio de poder que ha dejado a Trump aún más aislado, tras las históricas elecciones en los Estados Unidos, y en estados indecisos como Wisconsin y Georgia, en los que los latinxs y la gente de color se presentaron con altos niveles históricos de participación para derrotar a Trump y elegir a una mayoría de demócratas en la Cámara y el Senado para el 117º Congreso. Esto allana el camino para que se hagan reformas importantes para detener las deportaciones y aprobar la reforma de la inmigración; proporcionar un alivio significativo e inclusivo de la pandemia para todos; y aprobar reformas de justicia racial y de responsabilidad policial.  

El camino político hacia una reforma migratoria integral y una reforma de la justicia penal es viable, pero nunca se hará realidad si nos sentamos a esperar que nuestros funcionarios electos hagan el trabajo por nosotros. Necesitamos una participación de base más activa y necesitamos hacer responsables tanto a los demócratas como a los republicanos. La gente que comparte los valores de igualdad y justicia necesita dar un paso adelante ahora, porque esto es más que una política de partido. Juntos, podemos curar esta nación mientras seguimos los pasos de todos aquellos que han venido antes que nosotros en la lucha por realizar los ideales de esta nación. ¡Adelante, sí se puede! 

Firmado por:

Voces de la Frontera, la Alianza Cívica Musulmana de Wisconsin, WI Will Win, la Mesa Redonda Afroamericana de Wisconsin, la NAACP de Milwaukee, Nuestra Revolución de Wisconsin, la Asociación de Mujeres Hmong Americanas de Milwaukee (HAWA), Justice Wisconsin, Leaders Igniting Transformation (LIT), A Better Wisconsin Together, South Central Federation of Labor AFL-CIO, y Wisconsin Faith Voices for Justice.