Reflexiones sobre las marchas y el 2008

Hay comentarios de personas que dicen, las marchas no sirvieron ningún propósito. Al contrario, es la razón por la cual hay más represión en la comunidad inmigrante. Hay gente que piensa que se quitaron las licencias por las marchas. Para empezar debiéramos de reflexionar: ¿qué se logro con las marchas?

Es importante reconocer que en Wisconsin se quitaron las licencias a nivel estatal después que pasó le ley federal del REAL ID—que fue una propuesta del Congresista Sensenbrenner de Wisconsin. Esta ley fue aprobada antes de las marchas.

Este mismo congresista es la persona que propuso la legislación federal HR 4437—que prácticamente hubiese criminalizado a todo indocumentado — incluyendo niños — y cualquiera persona que les ayudara — entre ellos: maestros, sacerdotes, líderes religiosos, doctores, abogados, y organizaciones como Voces de la Frontera que capacitan a trabajadores indocumentados sobre sus derechos laborales.

Estas leyes anti-inmigrantes estaban pasando muy rápido. Igual con la HR 4437, el plan estaba en moción para pasar esta legislación y convertirse en ley. Pero gracias a redes de comunicación nacional, organizaciones, y la respuesta masiva de la comunidad inmigrante y Latina, que salieron a protestar en las calles en una forma masiva, esta legislación, una de las más represivas en la historia de esta nación, fue derrotada.

Finalmente se habló de la necesidad de una reforma inmigratoria. Que desafortunadamente por falta de liderazgo de nuestros representantes políticos y un grupo extremista y racista conocido como el House Immigration Reform Caucaus adentro del Congreso, aún no hemos podido realizar nuestro objetivo.

Tenemos que entender que la lucha no es fácil porque hay mucho dinero que se esta ganando a base de la fuerza laboral del inmigrante y también existe la necesidad de tener un chivo espiatorio para los problemas en la sociedad—como la guerra en Irak que está costando billones de dólares y muertes innecesarias. Los que están en el poder no quieren hacerse responsables de la creciente desigualdad entre las clases sociales y necesitan distraer a los ciudadanos americanos concentrando su coraje y odio en la comunidad de nuevos inmigrantes.

Como podemos ver la lucha es difícil pero no imposible de lograr a través de nuestra unidad y confianza. Las marchas no son la única forma de organización en este movimiento social por la justicia. Es importante en el 2008 que personas que tienen el derecho al voto hagan su voz valer y que también todos se sigan involucrando en esfuerzos organizativos que es la forma de defendernos de los ataques de los grupos racistas.

La amenaza más grande al movimiento no viene del gobierno sino de la misma gente que critica la unión de la comunidad y levanta calumnias sin pruebas con el único fin de desorganizar en un tiempo donde la unión debe ser tan fuerte como el acero.

Share: