¡Gigante que duerme levántate! ¡Latinos, salgan a votar el martes, 19 de febrero!

No satisfechos con quitar las licencias de conducir e identificación, los ataques políticos en contra de los inmigrantes—con o sin documentos—continúan. El fiscal general Republicano de Wisconsin, Van Hollen, esta usando su posición para jugar política sucia usando a los inmigrantes como chivas escapatorias pero sus tácticas solamente resultaran en menos seguridad pública e irresponsabilidad fiscal.

El 4 de febrero del 2007 Van Hollen presentó una directiva para policía local cuando hay interacción con personas extranjeras. Van Hollen dice que esta averiguando como el estado de Wisconsin puede incorporar el programa 287G para obligar a la policía local y estatal a tomar un papel como agentes de inmigración.

Su directiva da un mensaje contradictorio—por un lado reconoce que ser indocumentado es una violación civil y que personas no tienen la obligación de responder a preguntas acerca de su estatus inmigratorio—pero por otro lado anima a la policía a preguntar sobre el estatus inmigratorio de personas y referirlos a agentes de inmigración—aun en casos cuando no se ha cometido un crimen serio.

Sus palabras deben de oírse hipócritas hasta a si mismo cuando dice: “…claro todo esto se tiene que hacer en una forma que no aliente a la discriminación racial y respete los derechos constitucionales.”

La política de xenofobia-odio en contra inmigrantes-y aunque no les gusta admitirlo-odio en contra personas de color-es parte del tambor que ciertos políticos están sonando en un año de elecciones cuando no tiene sustantivo que ofrecer a las familias de Wisconsin.

Pólizas de represión-sin buscar una solución a nivel federal para una reforma inmigratoria-solamente disminuirán la confianza entre la comunidad y la policía cuando inmigrantes tienen demasiado miedo de hablar como victimas o testigos de crímenes, un aumento en la discriminación racial cuando deciden quien preguntaran acerca de su estatus, y un aumento en abusos de derechos civiles que actualmente son extensivos en los centros de detención a nivel nacional.

En la política sucia-como la Guerra en Irak—no importa la realidad ni cuanto cuesta. ¿Por qué Van Hollen ofrece esta solución cuando el Estado de Wisconsin esta $400 millones en deuda? ¿Por qué cuando cortos federales han resultado en un déficit serio en el presupuesto del Departamento de Justicia? ¿Por qué cuando la policía en las calles, especialmente en áreas urbanas, no tienen suficiente gente ni presupuesto para cumplir con su trabajo para responder a casos de crímenes serios? El entrenamiento, salarios, y tiempo extra en entrenar seguidamente a la policía local para participar en el programa 287G es pagado por el Estado de Wisconsin. ¿De donde vendrá el dinero para pagar este programa tan costoso?

En casos de crímenes violentos o felonías la policía ya tiene la obligación de averiguar sobre el estatus inmigratorio de un extranjero e involucrará al Departamento de Inmigración (ICE). Van Hollen esta proponiendo que violaciones rutinas como manejar con una luz apagada en su coche seria una oportunidad para preguntar a personas sobre su estatus inmigratorio.

Su mensaje es parte de una política más amplia de odio. Sigue una legislación estatal, AB 569, patrocinado por legisladores republicanos—llamado anti-santuario-cual prohíbe á agencias, gobiernos locales y estatales de pasar resoluciones y ordenanzas que previenen a empleados del sector publico de averiguar sobre el estatus inmigratorio de personas y reportarlos con ICE.

Esto es una versión chica de la legislación de Sensenbrenner y sería desafiada por ser inconstitucional, costando miles de dólares para defender en corte. Claro que perdería en las cortes porque todas las cortes están afirmando el papel central del gobierno federal sobre las leyes de inmigración.

Enfrentando estos ataques serios, las elecciones del 2008 son claves.

Increíblemente, en elecciones recientes solamente 33% (31,604) de Latinos elegibles para votar en Wisconsin salieron a votar comparado a un promedio de 73% de otros grupos étnicos. Este número tan bajo quiere decir que Latinos no son vistos como una amenaza para un político que quiere mantener su posición en oficina.

El poder del Voto Latino es tremendo—si es organizado. En las ultimas dos elecciones presidenciales, el margen entre los dos partidos políticos dominantes era 11,800 y 5,700.

Si aumentamos el numero votantes de Latinos a 73%-parejo con los otros grupos étnicos-movilizaríamos 69, 912 votantes a las urnas-muchísimo más que el margen entre los dos partidos en varias elecciones a nivel local y estatal. Latinos en Wisconsin pueden ser los que escogen quien será el próximo candidato para la presidencia en la nación.

85% de familias inmigrantes en el país tiene estatus inmigratorio mixto — es decir que alguien en la familia es un ciudadano o residente permanente. Todos conocemos a alguien quien es elegible para votar.

Si tuvimos el valor de dejar nuestros trabajos—muchos con el riesgo de ser despedidos-a marchar en las calles en el 2006 y 2007, definitivamente podemos organizarnos e identificar y motivar a ciudadanos a votar el martes, 19 de febrero para las elecciones presidenciales primarias y a nivel local.

Voces de la Frontera tiene la meta de registrar 5,000 nuevos votantes y aumentar el nivel de participación en las elecciones del 2008. Como en años anteriores estamos aquí para ayudar a la comunidad Latina en el proceso para que sus voces se oigan en las urnas electorales.

Si eres legible para votar-vota el 19 de Febrero por los que no pueden. Vota por ti mismo y tu familia. Vota por tu comunidad. ¡Sí se puede!

Share: