Luz Huitron

Gira de Realidad en Wisconsin, Julio de 2007

Vine a los Estados Unidos en 2002. Intenté dos veces sacar mi visa pero me lo negaron. Vine sin visa y solamente quería ver a mis hijos y me iba regresar. Pero llegando aquí, como soy la madre mis hijos, ellos no quisieron que yo me fuera. Fue por eso yo me quedé aquí. No fue fácil encontrar trabajo, pero un día, con muy buena suerte, me dieron trabajo.

Un día yo trabajaba, serían como a las 10:00, y de pronto oímos muchos gritos. No entendía que estaba pasando como no hablo inglés. Entró un agente, nos apuntó una pistola, fui arrestada y me llevaron a la cárcel.

Soy una persona diabética y me sentí mal y empecé a llorar. Pensaba que este día no llegaría a la casa y mis hijos me están esperando. Algo adentro, la fuerza que tenía fue debilitada. Por eso cuando a mi me iban a dar la ropa para vestirme yo vomité. Quizás por eso les molestó a las personas porque no me dieron nada para cubrirme. Me llevaron a un cuarto oscuro y feo donde no había muebles, baño, ni comida, ni agua. Allí permanecí tres días. Luego, me llevaron a otro lugar donde permanecí nueve días hasta que mis hijos pagaron una fianza.

Ese día sentía que hubiera muerto. Si necesitara atención médica nadie le importaría si yo hubiera muerto. Solamente Dios me ayudó pasar esos dolores. Es mejor que a mi me pasó y no a uno de mis hijos.

No puedo quedarme callada. Tengo que hablar de todo de lo que me pasó y por eso estoy luchando, tratando de cambiar las leyes. Somos humanos igual de todos y solamente buscamos una manera de sobrevivir.

Migramos al país de oportunidad. Eso es todo lo que queremos, una oportunidad. A esta etapa en mi vida, ya me han pasado muchas cosas, estoy cansada. Pero hay muchos jóvenes y por ellos necesitamos triunfar.

El periodico de Voces, Julio de 2008

Fuimos arrestadas 25 personas. Han pasado dos años desde ese día. La mayoría de mis compañeros han tenido que salir, y no sé que ha pasado con ellos. Yo he vivido el dolor de ellos, hemos sufrido juntos por todo eso. Yo he vivido como esas familias han quedado separadas, y yo creo que eso es lo más triste ya que uno viene a este país para dar el bienestar a la familia, y estar unidos.

Estoy todavía luchando. Voy a tener mis audiencias con el juez y no se que vaya a pasar conmigo. Pero hasta ahorita ya para dos años, aquí estoy todavía.

De pronto, parece que me resigno, parece que yo estoy preparada para irme, pero no. Yo creo que nunca voy a estar preparada para estar lejos de mi familia. Por eso es mi lucha, y por eso tengo que ser fuerte si llega ese día, y yo estoy luchando para que eso no suceda, para que haya unas leyes justas que nos permitan estar en este lugar.

Ahorita este día es incierto, realmente, pero vienen cosas buenas. Yo creo que vienen cosas buenas porque Dios nunca va a permitir que pase mucho tiempo, muchas cosas malas. Estamos esperando, vivir un día a la vez, esperando algo bueno. Estos días que he andado en el viaje han sido agradables. He sentido el apoyo de Voces y la gente de Wisconsin y siempre los tendré en mi corazón.

Share:

This post is also available in: Inglés