Flor Crisóstomo

“No me prestaré para que me ultilicen como símbolo de miedo”

El 28 de enero de 2008, Flor Crisóstomo se levantó su protesta en contra del injusto tratamiento de inmigrantes al próximo nivel. En un cuarto lleno de periodistas, Ella declaró que resistirá su orden de deportación y tomar á santuario en la misma iglesia que abrió las puertas el año pasado a Elvira Arellano. Estas son las palabras que quería que escucháramos... Hace dos años fui detenida en una redada que destrozó las vidas de cientos de trabajadores de IFCO y de nuestras familias. La redada fue parte de la campaña de “atrición” por medio de “solamente represión” que forma la actual política malpensada de este gobierno. He agotado todas mis apelaciones legales y me han ordenado salir del país hoy. El gobierno espera que yo sea una luz amarilla de “advertencia” que diga a los otros 12 millones de indocumentados que deben abandonar a sus familias y auto deportarse. Desprecio y desapruebo el sistema de mano de obra indocumentada. Que me ha separado de mis hijos por siete años. Creo con todo mi corazón que México y los Estados Unidos deben de terminar con este sistema. Se que la actual política de represión no va terminar este sistema, y eso es lo que quiero que los Estados Unidos vea. Vine a este país hace 7 años, siguiendo a mis dos hermanos, el TLCAN hizo imposible que yo diera de comer a mis hijos en mi pueblo; la situación simplemente ha empeorado. El Congreso mexicano predice que con la eliminación final de los aranceles sobre maíz, fríjol, azúcar y leche en polvo, tal vez un millón mas de agricultores mexicanos intentarán cruzar la frontera para encontrar trabajo en este país, a pesar de los peligros mortales que representa. Mi hermano ya tiene una familia en los Estados Unidos con hijos ciudadanos norteamericanos, El no acepta abandonar a sus hijos y hay millones como el; otros con familias e hijos en México, no se regresarán porque las políticas del TLCAN hacen imposible que encuentren empleo allá. A causa de los allanamientos y deportaciones, vivimos atemorizados. Las cartas “no match” nos obligan a aceptar trabajos cada vez peores. Porque como yo, tenemos que enviar remesas para darles de comer a nuestras familias y un trabajo malo es mejor que ninguno. La combinación del TLCAN con la política de “solo represión” no tiene la meta de acabar con el sistema de mano de obra indocumentada, Porque no le conviene y sabe que nos necesita. En base a tales políticas el dia de hoy. No me prestaré para que me utilicen como símbolo de miedo. En vez de eso, voy a seguir agregando mi luz de lucha, a las de otros; para que los norteamericanos y el mundo vean lo que hace, este gobierno a 12 millones de seres humanos y sus familias. En este momento digo que no me voy. He pedido Santuario a mi pastor y a mi Iglesia y me lo han concedido. No estoy desafiando las leyes de este país y no me estoy ocultando. Tomo la posición de desobediencia civil para que este gobierno actué. Para que arregle las leyes descompuestas y acabe con el sistema inhumano de mano de obra indocumentada y explotación. No podemos regresar a casa y ver los ojos hambrientos de los nuestros; y no podemos dejar a nuestras familias aquí. Tengo la esperanza que los Estados Unidos pueda ver lo que están haciendo y junto con el gobierno mexicano se renegocié el TLCAN y otros pactos comerciales que han destruido la economía y la forma de vida de nuestra gente en México y que nos obliga a emigrar. Solo por medio de la renegociación del TLCAL y la legalización de la mano de obra se pueden hacer seguras las fronteras. Otros van a hablar después de mi en esta conferencia de prensa y van a explicar los resultados del TLCAN y porque es que la inmigración indocumentada es el resultado. Pero quiero terminar con una nota personal. Soy consciente que por tomar esta acción, hay poca probabilidad de lograr un estatus legal para yo permanecer en este país. También sé que me pueden poner en la cárcel. Pero cuando regrese a tocar a mis hijos, no regresaré como tantas personas; con las manos vacías y sin posibilidades de darles de comer. Voy a poder transferir a ellos lo único que puedo, mi dignidad. Estoy luchando para los que tienen familias aquí y para los que se encuentran separados de sus familias en México. Estoy luchando contra un sistema cruel e inhumano de mano de obra indocumentada cuya cara humana es la separación de las familias y el sufrimiento de los niños. Soy de las personas indígenas, a las cuales Dios a principios dio esta tierra. Hemos sobrevivido a pesar del genocidio y esclavitud, asimilación forzada y enfermedad. También sobreviviremos ante este monstruo, que los poderosos pretenden poner sobre nuestros hombros porque no doblaremos la rodilla. Vamos a pararnos con dignidad como mis hermanos y hermanas se pararon en Wounded Knee, hasta que Dios haga ver a estas personas que cuando nos destruyen; destruyen sus propias almas. Vamos a trabajar juntos para seguir un movimiento y “hacer que los Estados Unidos vea” y para que el Congreso actúe. Vamos a hacerlo juntos sin rencor ni violencia y con dignidad.
Share:

This post is also available in: Inglés